viernes, 9 de marzo de 2012

JUAN GABRIEL: LO QUE NO SE VIO DE LA BODA DE SU HIJO IVAN GABRIEL


LO QUE NO SE VIO DE LA BODA DEL HIJO DE JUAN GABRIEL


SI QUIERES ENTERARTE DE TODOS LOS DETALLES TE LO CONTAMOS A CONTINUACIÓN


Alberto Aguilera Valadez, más conocido como Juan Gabriel, se comportó como un padre feliz y orgulloso en la imponente boda de su hijo Iván Gabriel Aguilera Salas con la húngara Simona Hackman realizada el pasado sábado 21 de enero en el majestuoso hotel The Breakers, ubicado en One South County Road en Palm Beach, Florida, del cual In Fraganti Magazine fue testigo. Juan Gabriel y Laura Salas, madre de sus cuatro hijos, celebraron por todo lo alto la boda del primogénito de la pareja.
LA CEREMONIA EN THE CIRCLE
En un día radiante en el Sur de la Florida, Iván y Simona contrajeron nupcias en el elegante salón al aire libre llamado The Circle y, tal y como su nombre lo indica, el lugar es una especie de círculo que está justo en el centro del hotel The Breakers. El salón está lleno de esculturas, plantas exóticas y bancas renacentistas.
La ceremonia privada estaba programada de 6:00 a 6:45 de la tarde y había un total de 50 invitados, todos familiares y amigos de la pareja.
Allí pudimos ver a las damas de la novia (integrada por familiares de Simona); las tres Flowers Girls; los hermanos de Iván: Joan Gabriel, Hans Gabriel y Jean Gabriel, así como la orgullosa madre, Laura Salas que se movía de un lado a otro reflejando la felicidad de ver al mayor de sus hijos casarse.
LA NOVIA
La novia lucía espectacular. Usó un traje blanco ajustado y drapeado con pedrerías incrustadas que terminaba en grandes vuelos con amplia cola. Complementaba el vestido una mantilla larga ribeteada en encaje y un ramo de orquídeas blancas.
EL NOVIO
Iván, al igual que su padre, Juan Gabriel, lució un frac negro con lazo y en el ojal una orquídea púrpura mientras que sus tres hermanos, Joan Gabriel, Hans Gabriel y Jean Gabriel, usaron frac con corbata a raya acorde con el pañuelo y orquídea púrpura.
LA CORTE
Curiosamente habían dos tipos de trajes para las 9 chicas que integraban la llamada corte o damas de los novios. Unas vestían de un vivo color amarillo mientras que las otras usaron un tono más suave del mismo color.  Todas llevaban ramilletes de flores amarillas y violetas. Las tres Flowers Girls iban de blanco con ramilletes de flores amarillas a tono con los cintillos de la cabeza.
Fueron precisamente esas pequeñas las más consentidas de Juan Gabriel quien no paró de tomarles fotos con su propia camarita y luego, orgulloso, se las mostraba a Laura y a sus hijos. Obvio que era el único en toda la ceremonia que portaba cámara ya que estaban estrictamente prohibidas.
JUAN GABRIEL TODO UN DIVO
A Juan Gabriel lo vimos como nunca antes.  Lucía mucho más delgado, relajado, contento y con cabello largo y oscurecido por un ligero tinte de pelo que lo hacía verse mucho más joven y con la alegría de un padre de familia consentidor.
Platicaba con todos, se sentaba en uno de las bancas para conversar con Laura, no paraba de tomar fotos a los invitados, posaba con los novios pero en todo momento le dio el protagónico de la fiesta a su hijo Iván y a su mujer Simona.
Incluso se tomó su tiempo para hablar con nosotros a pesar de las severísimas medidas de seguridad. El Divo de Juárez rompió el protocolo y conversó por unos minutos, en privado y en uno de los salones de la fiesta a los que amablemente nos invitó a pasar. ‘’Quien se casa es mi hijo no yo, yo puedo hablar’’, nos dijo con una ingenuidad muy propia de él cuando está lejos de los escenarios. Además de reiterarnos su felicidad por esta boda y de constatar lo bien que lucía, Juanga nos despidió con un beso.
RECEPCION – THE FLORENTINE ROOM
Luego de la ceremonia, las fotos, el brindis y los besos de los recién casados, todos fueron pasando a la recepción que fue en el salón The Florentine. Hasta allí comenzaron a llegar algunos invitados, que no participaron de la ceremonia nupcial y que iban pasando para esperar a la feliz pareja. Luego de esa convivencia previa fueron conducidos al salón Mediterranean.
CENA – MEDITERRANEAN BALLROOM
El salón donde se llevó a cabo la cena de los novios fue de un lujo extraordinario. Se realizó en el Mediterranean Ballroom con capacidad para 300 personas aunque, según lo que pudimos constatar, estaba preparado para unas 50 personas máximo.
Todo el salón fue decorado con un gusto exquisito. Las mesas, fueron vestidas con manteles color púrpura, haciendo juego con las flores. Las sillas de rejillas, en la actualidad las más caras en los salones de fiesta porque están a la última moda, portaban cojines color beige.
Combinando con el resto de la decoración estaban los arreglos florales, que consistían en bases de cristal con orquídeas moradas dentro y terminaban en un gran ramillete de flores de diferentes colores. Llamaba la atención gigantescos candelabros violetas que adornaban el ballroom.
En la mesa de los novios además de las sillas y decoración pusieron en las esquinas una especie de butacón color beige con cojines de diferentes colores. Todo el salón estaba iluminado, además de las velas y candelabros, por unas gigantescas esferas de cristal que colgaban del techo.
AFTER PARTY
Luego de la cena y con un horario comprendido entre las 12 de la medianoche hasta las 2 de la madrugada se realizó el After hours Party en el Magnolia Room.
Allí era donde estaba estipulado que cantara Juan Gabriel acompañado de los Mariachis.
EL COSTO DE LA FIESTA
Teniendo en cuenta que el menú, por persona, tenía un costo de $500.00, más varias habitaciones en el hotel para dos días, transportación aérea y terrestre, comidas etc., el costo aproximado serían alrededor de 300 mil  a 350 mil dólares, según nos contaron, regalo de Juan Gabriel a su hijo.

No hay comentarios: