lunes, 13 de febrero de 2012

La 'Reina del Sur' malagueña que idolatraba a la mexicana‏

 
Por Francis Mármol
Enviado por la agencia A.F.
Desde Madrid
Hay veces que la realidad iguala a la ficción o simplemente la copia. Este es el caso de María del Mar Mellado Blanco quien trató de competir con La Reina del Sur, protagonista de su libro favorito según su perfil en Facebook y terminó en manos de la Guardia Civil en España por capitanear toda una red de 'mulas' que transportaban cocaína desde Sudamérica.
 
Según el best seller de Arturo Pérez Reverte, la acción se desarrollaba en un "lugar donde la sociedad, la economía y el folclore giran en torno al narcotráfico y sus leyendas". Está muy claro que el pequeño pueblo de Cuevas del Becerro, en el valle de Guadalteba malagueño, no es la Sinaloa mexicana, ni en las fiestas del pueblo por San Antonio se baila al son de narcocorridos pero la Costa del Sol cercana sí que se coló en las últimas aventuras de la legendaria Teresa Mendoza, al igual que lo ha hecho en la trayectoria como traficante de María del Mar que poseía, según averiguaciones del diario El Mundo, un chalet en la exclusiva zona de La Zagaleta en Marbella.
Tampoco la familia humilde de la que procede se ha hallado nunca envuelta en sus negocios, aunque no así uno de sus hermanos, también detenido. Al margen de esto, en Cuevas del Becerro donde creció ya sospecharon que no iba por muy buen camino cuando al regreso de su primera detención reapareció con un look totalmente diferente al que se le conocía. 
 
Color de pelo cambiado e incluso operada estéticamente. En esto también quizá copió involuntariamente a Teresa Mendoza. Salió de la cárcel pero sin amedrentarse siguió en sus negocios turbios. Pero el episodio que la hace enganchar de nuevo con la leyenda, no sólo de la imaginaria narco de Pérez Reverte se remonta a la Cabalgata de Reyes de este año cuando contactó con el alcalde del pueblo, para comunicarle que existía un benefactor que no quería dejar al pueblo sin Reyes Magos y que se hacía cargo del desembolso de la Cabalgata.
 
Nadie preguntó, ni quiso desconfiar de la procedencia de aquel dinero pero María del Mar no sólo costeó los gastos sino que también compró regalos para todos los niños y únicamente colocó la imposición de que los Reyes Magos fueran su hermano y un amigo más. Ella accedió a quedarse en el papel secundario de paje. Hoy en Cuevas del Becerro muchos no saben todavía dónde queda Sinaloa pero sí van conociendo que una joven Reina del Sur del pueblo, fue la que regaló a todos los niños caramelos por Reyes.