lunes, 13 de febrero de 2012

ELENA TABLADA CELEBRARA EL CUMPLE DE SU HIJA EN ESPAÑA

ENVIADO ESPECIAL AGENCIA A.F.
ABC.- MADRID.- El 15 de febrero, la hija de David Bisbal y Elena Tablada, Ella, celebrará su segundo cumpleaños. Lo normal sería que la niña tuviera su fiesta con chuches y tarta, junto a su familia y sus amiguitos. Pero Ella Bisbal no sabe que sus padres aún no han conseguido firmar un acuerdo para su manutención, de ahí que sigan con problemas de comunicación y sin descartar que lleguen a juicio para decidir lo que cuesta mantener a la pequeña y el tiempo que debe permanecer con cada uno de sus progenitores.
Aunque parezca mentira, la situación del cantante almeriense con la madre de su hija es así de incomprensible. Debería seguir el consejo de su buen amigo Alejandro Sanz, quien sí supo zanjar debidamente su relación con Jaidy Mitchell y hacer frente a su responsabilidad como padre.
Recuperar la ilusión
Pero esa es otra historia. La de Bisbal aún no tiene final feliz. Esta semana, para ser más exactos, el miércoles, la niña de sus ojos cumple dos años y antes de que viaje a Miami con su madre, el cantante ya dijo que quería celebrar la fiesta con su hija en su casa de Almería, junto a su familia. Elena no quiere más problemas que los justos con su ex y le aseguró que regresaría a España a tiempo para que la pequeña se fuera con los Bisbal. Pero estos días aún está en Miami, junto a su actual amor, el empresario David Argita, con quien ha encontrado la felicidad perdida. Está feliz: ni se esconde ni disimula la ilusión que le produce su actual pareja. Es más, según me cuenta quien bien lo sabe, el que esté nuevamente enamorada ha hecho que los amigos y familiares de Bisbal, que no la aguantaban, se muestren más tranquilos y relajados al comprobar que no habrá vuelta atrás con David. Y es que temían que pudieran retomar su historia. De hecho, en su día se pusieron de los nervios cuando Elena comentó en alguna entrevista que le gustaría darle un hermanito a Ella.

Sin acuerdo

En eso estaban cuando llegó la crisis y se rompió una historia de amor que se fraguó en Miami. Precisamente allí la separación legal hubiera sido mucho más costosa para el almeriense, de haber cumplido con las leyes norteamericanas. Elena accedió a separarse a la española y tal vez ahora esté arrepintiéndose de una decisión que la tiene sin acuerdo y sin saber cuál será su residencia fija.
Y es que ni le gusta la casa que habita, y que pertenece a una empresa a nombre de los hermanos de David, ni necesita tres mil metros cuadrados para vivir. Algo más cómodo y cercano a Madrid es lo que querría y no consigue. Pero Bisbal ya dejó claro que a su hija no le faltaría de nada, «pero sólo a mi hija», y que su residencia en España está en Almería, donde viven los suyos.

No hay comentarios: