viernes, 29 de abril de 2011

LA BODA REAL DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE, MOMENTOS MAS DESTACADOS

LA BODA REAL DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE IN FRAGANTI MAGAZINE LA PRESENTA EN TRES PARTE. MOSTRAMOS LOS MOMENTOS MAS DESTACADOS DESDE QUE LLEGARON EL PRÍNCIPE GUILLERMO Y CATHERINE MIDDLETON A LA ABADÍA DE WESTMINSTER, LA CEREMONIA, SALUDOS AL PUBLICO ASISTENTE EN LAS CALLES  Y EL REGRESO AL PALACIO DE BUCKINGHAM.

LA BODA REAL DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE 
PARTE 1



LA BODA REAL DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE 
PARTE 2



LA BODA REAL DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE 
PARTE 3

LA HISTORIA DEL ROMANCE ENTRE LA DUQUESA CATHERINE Y EL PRINCIPE WILLIAM

WILLIAM NO QUIERE USAR ANILLO DE CASADO Y HAY VARIAS VERSIONES

El príncipe William decidió que no usará un anillo en su dedo anular, como hacen todos los hombres cuando se casan, aunque su futura esposa, Kate Middleton, si tendrá el honor de lucir un anillo de oro de Gales, una reliquia que es un legado de la Reina.

EL ANILLO DE KATE MIDDLETON REGALO DE LA REINA

La joya fue depositada este jueves en manos del padrino de boda, el príncipe Enrique, hermano menor del novio, quien será el responsable de llevarla hasta la Abadía. El hijo mayor de Carlos de Inglaterra ha elegido no llevar el anillo de casado después de su enlace con Kate Middleton.


El anillo de casada de Kate Middleton, una alianza sencilla, fina y dorada, fue fabricado por la reputadajoyería Wartski, según confirmó este jueves un portavoz de esa firma.

TRES ARRESTADOS DURANTE LA BODA REAL

LONDRES— Tres personas fueron arrestadas el jueves como parte de las medidas de seguridad relacionadas con la boda real del príncipe Guillermo y Kate Middleton, informó la policía.


Los arrestos se efectuaron en momentos en que la fuerza policial británica se prepara para afrontar una pesadilla moderna de seguridad ante el acontecimiento del viernes en la Abadía de Westminster.

PEQUEÑA DAMA DE HONOR SE ASUSTA EN EL BALCON DE BUCKINGHAM

Edición del 29 de abril del 2011



Inicio » Escenario » Pequeña dama de honor se asusta en balcón de Buckingham



La pequeña Grace van Cutsem, de tres años, con gesto disgustado y tapándose los oídos con las manos, como intentando evitar el griterío ensordecedor de la multitud saludando a la nueva pareja. (AP)

AP (abril 29, 2011)LONDRES — Cuando todo el mundo parecía estar disfrutando de la boda de campanillas entre Kate Middleton y el príncipe Guillermo de Inglaterra, el tumulto asustó demasiado a una de las damas de honor.

EL DISEÑADOR KARL LAGERFELD ANALIZA EL VESTIDO DE KATE

Comentando la boda del príncipe William de Inglaterra en la televisión francesa, el calificado diseñador, hoy al frente de la casa Chanel, dio su veredicto sobre el traje que lució la novia. ''Es un vestido de novia muy refinado en el detalle, mucho más refinado que el de la princesa Diana", comparó.


Diseñado por Sarah Burton, al frente de la firma Alexander McQueen, el traje de Kate Middleton fue calificado por Lagerfeld como "elegante y chic". Para él, "los vestidos de Alexander McQueen son siempre muy elaborados". Éste en particular le pareció "muy bonito, relativamente clásico, pero en sintonía con el decorado, con un leve toque de los años 50, que recuerda a Marylin o al vestido de novia de (la reina) Isabel II".

Lagerfeld no dejó detalle por analizar: "El encaje es bonito, sobre todo el velo bordado y la diadema situada no muy alta, sin un moño muy grande. Es encantador y la proporción de la cola es perfecta". Su conclusión: "Es todo elegancia y chic: ¡no hace falta nacer princesa real para ser así!".

POR QUE LA REINA ISABEL VISTIO DE AMARILLO

LONDRES.- A muchos invitados a la boda real, les llamó la atención el atuendo elegido por la Reina Isabel II, quien llegó con un traje muy llamativo, principalmente por su fuerte color amarillo, que resaltó entre todos los asistentes. Sin embargo, todo en esta boda tiene un por qué y para quienes pensaran que la reina se salió de algún protocolo establecido, les explicamos los motivos.

LADY DIANA Y CATHERINE MUY DIFERENTES EN SUS ESTILOS

La madre del príncipe William lució en 1981 un vestido muy llamativo, antítesis evidente de la sobriedad elegida por Catherine. Un detalle que marca la distancia que separa a las dos últimas princesas de Inglaterra

Si bien el vínculo resulta obvio entre ambas bodas (el novio de la actual es hijo de la pasada; las ceremonias tuvieran lugar un 29 -una el 29 de julio de 1981, la otra el 29 de abril de 2011-; y el anillo de zafiros y diamante que hoy luce Kate, antes lo lució Diana), hay varias cuestiones que las diferencian.

HARRY Y PIPPA LOS SOLTEROS MAS CODICIADOS

Al parecer, a Pippa y a Harry los une mucho más que la edad -27 años- y el hecho de ser los segundones de sus respectivas familias. A ambos les gusta la diversión más de lo que el protocolo real suele tolerar. Según la enviada del Corriere Della Sera a Londres, Philippa quiso colgar bolas disco para iluminar la sala del trono para celebrar el casamiento de su hermana. Harry Windsor, por su lado, posteó en su Facebook videos con parodias de la ceremonia nupcial. Esto da una idea de cómo les gusta encarar la vida a estos dos jóvenes británicos.

LAS FANATICAS DE LADY GAGA

Hasta en la Boda Real no todo fue políticamente correcto, siempre hay alguien que pone la nota discordante. Y la verdad eso a nosotros nos encanta. En esta caso fueron las primas del Príncipe William quienes dejaron claro que lo suyo no es pasar por desapercibidas.

LA TARTA NUPCIAL DE GUILLERMO Y CATALINA

La repostera Fiona Cairns posa junto a la tarta nupcial que ha preparado junto a su equipo con motivo de la boda entre el príncipe Guillermo y Catalina, duques de Cambridge, en el palacio de Buckingham. (John Stillwell / EFE)

LOS DUQUES DE CAMBRIDGE SELLAN SU BODA CON DOS BESOS



Tal y como estaba previsto, la pareja de recién casados selló su casamiento con un beso -dos, al final- en uno de los balcones del Palacio de Buckingham ante la ovación de miles de personas allí congregadas. Fueron dos ósculos veloces y sonrientes en los labios. El balcón fue adornado por una cortina de color carmesí y contaba con ribetes amarillos, color que sintoniza con los tonos dorados de algunas de las rejas de la residencia oficial de Isabel II. A partir de entonces, el resto de invitados acudirían a una recepción.


A CELEBRAR


El príncipe Guillermo y su esposa Catalina, duques de Cambridge, abandonan el palacio de Buckingham en un Aston Martin con una matrícula en la que se lee "recién casados", camino de Clarence House, donde celebrarán la fiesta tras su enlace. (Chris Ison / EFE).

CURIOSIDADES DE LA BODA DE LA PRINCESA CATALINA Y EL PRINCIPE GUILLERMO


■El anillo de casada de la princesa Catalina, una alianza sencilla, fina y dorada, fue fabricado por la reputada joyería Wartski. Como viene siendo tradición en las bodas reales en el Reino Unido, la joya fue creada a partir de una pepita de oro de la mina Clogau St David en Bontddu, al norte de Gales.

■El príncipe Guillermo no llevará alianza de casado.

■Había 1.900 invitados a la ceremonia, entre los que estaban el futbolista David Beckham, el músico Elton John o el exmarido de Madonna y director de cine Guy Ritchie, así como el carnicero y el cartero del barrio de la princesa Catalina. Los grandes ausentes, que no fueron invitados, fueron los dos primeros ministros laboristas, Tony Blair y Gordon Brown.


■La Reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, no se quedarán a la fiesta que seguirá a la boda del príncipe Guillermo y la princesa Catalina. El príncipe Enrique, de 26 años, conocido por su carácter juerguista, se encargará de la parte final de la fiesta, que incluirá música de discoteca.

■El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, regaló al príncipe Guillermo y a la princesa Catalina una bicicleta tándem con motivo de su boda. El alcalde es un gran defensor de la bicicleta como medio de transporte urbano y él la utiliza a diario para ir a trabajar.

■El caballo pura sangre Favori Alta XXI-30 es otro de los regalos que recibirán los duques de Cambridge como regalo de boda de la República checa. Es un semental blanco de cinco años de raza Kladruber y cuyo valor de mercado supera los 30.000 euros.

■La abadía de Westminster, donde se han casado el príncipe Guillermo y la princesa Catalina y de la que salieron convertidos en duques de Cambridge, es desde hace casi diez siglos escenario bodas, coronaciones y entierros de reyes ingleses. Desde la primera coronación en la abadía, la del rey Guillermo I en el día de Navidad de 1066, hasta el funeral de Diana de Gales, madre del príncipe Guillermo, en 1997, ha acogido un sinnúmero de ocasiones históricas.

■El suelo que hay frente al gran altar en el que se celebran las coronaciones y las bodas fue decorado en estilo de mosaico ornamental por operarios traídos expresamente de Roma, siendo uno de los diseños más grandes de este tipo que se conservan en el mundo. Fue sacado de la abadía durante los bombardeos nazis de Londres en la Segunda Guerra Mundial. La la piedra de coronación -utilizada originalmente por los monarcas escoceses- se enterró en secreto en la misma abadía.

■El diario británico The Guardian ofrecía en su formato digital una versión "republicana" para aquellos lectores que no tengan ningún interés en la boda real. Un "botón" en su web permitía ocultar las informaciones sobre el enlace.

■El ramo de novia que portó Catalina para su boda con el príncipe Guillermo fue un cariñoso guiño a su marido, ya que incluía unas flores conocidas en el Reino Unido como "Sweet William" (Dulce Guillermo), una variedad que en español se conoce como clavel de Japón, ramillete de Constantinopla o minutisa. La tradición de las bodas reales británicas dicta que el ramo de la novia tiene que incluir un ramito de mirto del arbusto original plantado en 1845 por la reina Victoria en Osborne House, una propiedad real en la isla de Wight (sur de Inglaterra).

■El príncipe Guillermo, rompió el protocolo segundos después de que Catalina llegara al altar, acompañada por su padre Michael, para decirle: "Estás preciosa". A continuación, segundos antes de que comenzara la ceremonia religiosa, se dirigió a su suegro y le comentó en tono de broma: "Se suponía que esto iba a ser una cosa pequeña y familiar".

■Eran las 11.14 hora local (10.14 GMT), cuando Kate Middleton se convertía en su Alteza Real la duquesa de Cambridge, un título que Guillermo recibió por la mañana de su abuela, la reina Isabel II.

■La ceremonia se desarrolló con precisión matemática y solo hubo un momento de duda cuando Guillermo tuvo problemas para poner el anillo en el dedo anular de la mano izquierda de su esposa.

■Durante la ceremonia se escuchó música de famosos compositores británicos del siglo XX como Edward Elgar, Vaughan Williams y Benjamin Britten. Guillermo y Catalina quisieron recordar el matrimonio en 2005 del príncipe Carlos y Camilla, la duquesa de Cornualles, incluyendo una composición de Maxwell Davies, titulada "Farewell to Stromness", que sonó ya en aquella boda.

■Catalina quiso además incluir una popular canción del folclore de origen isabelino, titulada "Greensleeves", a la que hace ya referencia William Shakespeare en su comedia Las alegres comadres de Windsor. Guillermo, por su parte, incluyó una fanfarria especial titulada "Valiant and Brave", lema del escuadrón de búsqueda y rescate de la Royal Air Force al que pertenece el príncipe de Gales.

■El trayecto de los recién casados hasta el Palacio de Buckingham se hizo en el carruaje State Landau de 1902 tirado por caballos. Se fabricó expresamente para la boda de Eduardo VII y es el mismo que usaron Carlos de Inglaterra y la princesa Diana.

■Los que vieron el cortejo nupcial en directo y los cientos de millones que lo siguieron a través de televisión vieron a un caballo adelantar a la carroza real y salirse de la ruta marcada. El caballo negro tiró a su jinete poco después de la salida de la abadía de Westminster y galopó por delante del cortejo oficial cuando pasaba por delante de Downing Street, la calle donde tiene la residencia oficial el primer ministro británico.

■Tras la aparición en el balcón de los duques de Cambridge el vuelo rasante de varios aviones de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) irrumpió en el cielo sobre el palacio, dando punto final a la ceremonia del enlace. Los aviones utilizados en este vuelo fueron un Lancaster, un Hurricane, un Spitfire, dos Tornado GR4 y dos Typhoons.

■En total fueron cinco minutos de baño de masas desde el balcón, tras lo cual, agarrados de la mano, Guillermo y Catalina volvieron a entrar en el palacio, donde la reina Isabel ofreció un bufé almuerzo a 650 de los 1.900 invitados a la boda.



■ Kate Middleton y el príncipe Guillermo intercambian miradas cómplices y una sonrisa una vez juntos ante el altar. El padrino de la boda es el príncipe Enrique. La hermana de la novia, Pippa Middleton, es dama de honor

UNA BODA PERFECTA


Cerca de 2.000 personas fueron invitadas a la ceremonia que se celebró en la Abadía de Westminster.
En la celebración, Kate Middleton le prometió al príncipe amarlo, consolarlo, honrarlo y cuidarlo. La palabra obediencia fue omitida, como lo hiciera la princesa Diana en sus votos matrimoniales.
James Middleton, hermano de la novia, leyó un fragmento de la Biblia: Romanos 12: 1-2, 9-18, un pasaje que se refiere a los sacrificios que se hacen en vida.
A las 12:12, salió la procesión encabezada por la pareja que viajaba en el carruaje State Landau, que data de 1902.
Cinco carruajes tirados por caballos los siguieron hasta el Palacio de Buckingham.
La multitud saludaba con alegría al príncipe William y a Catherine, duquesa de Cambridge.
A la 1:25, como marcaba la agenda oficial, la pareja -acompañada por toda la familia real- salió al balcón para darse su primer beso público como esposa y esposo. En realidad no fue uno, sino dos besos.
Terminaba así la primera boda real 2.0 del siglo XXI.

BELLISIMA LA BODA REAL DEL PRINCIPE WILLIAM Y KATE MIDDLETON


EL VESTIDO
La prometida del príncipe William entró radiante en la Abadía de Westminster con un vestido color marfil con una cola de 2,70 metros y un velo de tul ajustado por una diadema de Cartier de 1936, prestada para la ocasión por la reina Isabel II. La novia "eligió la marca británica Alexander McQueen por la belleza de su artesanía y su respeto por la mano de obra tradicional y la construcción técnica de la ropa", según explicó Clarence House, la residencia oficial del príncipe William, en un comunicado.
Middleton quería que su vestido combinara tradición y modernidad con la visión artística que caracteriza el trabajo del fallecido diseñador Alexander McQueen. Además, la Casa Real señala que Kate trabajó en estrecha colaboración con Sarah Burton en el diseño de su vestido



EL RAMO
En referencia al ramo de novia que portó Kate Middleton, ahora conocida como princesa Catalina, para su boda con el príncipe Guillermo fue una dulce e ingeniosa muestra de cariño a su marido, ya que incluía unas flores conocidas en el Reino Unido como “Sweet William” (Dulce Guillermo), una variedad que en español se conoce como clavel de Japón, ramillete de Constantinopla o minutisa. El buqué también incluía mirto, liliáceas del valle y jacintos.  La tradición de las bodas reales británicas dicta que el ramo de la novia tiene que incluir un ramito de mirto del arbusto original plantado en 1845 por la reina Victoria en Osborne House, una propiedad real en la isla de Wight (sur de Inglaterra). La tradición comenzó en 1858 cuando la hija mayor de la reina Victoria, la princesa del mismo nombre, lució estas flores en su ramo de bodas para subrayar la “inocencia” de la novia. El ramo de Catalina contiene también mirto -flor que representa el emblema del matrimonio y el amor- de otra planta que se empleó para componer el buqué de la reina Isabel II en 1947. El ramo de Catalina fue elaborado por la diseñadora floral Shane Connolly, responsable de la ornamentación arbórea de la abadía de Wesminster, que situó a los 1.900 invitados a la ceremonia bajo una especie de bosque interior de arces y carpes. En el lenguaje floral, las “Sweet William” tienen un significado de galantería y las liliáceas del valle de regreso de la felicidad, mientras que los jacintos simbolizan la constancia en el amor.

SIMBOLISMO

Cada detalle carga un fuerte simbolismo: el vestido es un homenaje a la artesanía británica y le rinde también homenaje al movimiento artístico de las Artes y Oficios, que abogaba por la calidad de los materiales y la artesanía tradicional con formas simples y colores a menudo románticos.

Todos los apliques del torso y la falda están hechos a mano por la Real Escuela de Costura, con sede en el palacio de Hampton Court.
Las flores del vestido también fueron hechas a mano en tul de seda color marfil "para crear un diseño único y orgánico" que incorpora la rosa, el cardo, narciso y el trébol.
El vestido está hecho en gazar (tejido similar a la organza) color marfil y la falda, con pliegues de satén blanco, se asemeja a una flor que se abre. El pecho, de satén marfil, se estrecha en la cintura y está acolchado en las caderas, en sintonía con la tradición victoriana de corsetería y característica, además, de los diseños de Alexander McQueen.
La parte trasera, realizada en encaje Chantilly, tiene un acabado con 58 botones forrados en gazar y organza. La enagua es de tul de seda con adornos del famoso encaje de Cluny.
Todos los tejidos utilizados en la creación del vestido son hechos en el Reino Unido. La elección de las telas siguió una extensa investigación por Sarah Burton y su equipo.

ACCESORIOS

La tiara fue un regalo realizado a la entonces princesa Elizabeth (ahora reina) por su madre con motivo de su cumpleaños número 18.

Los pendientes de la novia, del joyero Robinson Pelham, son de diamantes y evoca las hojas del roble, inspirados en el escudo de armas de la familia Middleton. Fueron un regalo personal a la novia de sus padres por su día de la boda.
Los pendientes son regalo de sus padres.
Los zapatos fueron realizados a mano por el equipo de Alexander McQueen y están hechos de satén marfil con encaje, bordado a mano por la Real Escuela de Costura.
El ramo, con forma de escudo, combina flores de mirto, lirio de los valles, claveles de Japón, hiedra y jacintos. Fue diseñado por la florista Shane Connolly y se inspira en las tradiciones de la Familia Real, la familia Middleton y en el lenguaje propio de las flores.
Cada elemento tiene un significado, explica Clarence House. El lirio del valle representa la felicidad, el clavel la galantería, el jacinto la constancia del amor, la hiedra la fidelidad y el mirto es el emblema del matrimonio.
Como indica la tradición, el bouquet contiene mirtos plantados por la reina Victoria en 1845 en la Isla de Wight, y otra rama de mirto utilizada en el ramo de la boda de la reina Isabel en 1947.



ANÉCDOTAS "REALES" DE LA BODA DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE


Como toda boda que se precie y pese a la formalidad y la pompa de la ocasión, el enlace del príncipe Guillermo y Catalina, desde hoy duquesa de Cambridge, estuvo jalonado de momentos que permiten elaborar un primer anecdotario.

En la búsqueda de situaciones curiosas, los ojos de los presentes y las cámaras de televisión estuvieron puestos durante la ceremonia en los pajes, un grupo de niños y niñas de entre 3 y 10 años de edad escogidos entre hijos y nietos de la familia y de amigos.

Pero los niños "decepcionaron" a la concurrencia y a los espectadores y se comportaron con una corrección absoluta.